Adam Ondra y Jernej Kruder se quedan fuera de la final de Wujiang

La cuarta prueba de boulder del IFSC Climbing World Cup 2019, que se celebra nuevamente en China, está deparando más de una sorpresa principalmente en el cuadro masculino. Wujiang, la ciudad elegida para acoger este nuevo campeonato, se encontró con la sorpresa de la eliminación en la fase clasificatoria del flamante campeón de la tercera prueba en el cuadro masculino, el francés Manuel Cornu.

Pero por si no fuera suficiente, las semifinales celebradas en la madrugada del sábado (3:30 hora española) dejaron por el camino a varios de los claros favoritos a alzarse con el título. En esta ocasión les tocó a Jernej Kruder y Adam Ondra, que no fueron capaces de resolver ninguno de los problemas de la semifinal. Adam Ondra, que venía todavía convaleciente y no había participado en la anterior prueba, celebrada también en China, no se mostró excesivamente inspirado a la hora de resolver los problemas, y probablemente estos días de ausencia le han pasado factura a la hora de afrontar la prueba con garantías.

A las anteriores eliminaciones hay que sumar las del esloveno Anze Peharc y las del ruso Aleksey Rubtsov, ambos finalistas en la anterior prueba del campeonato, quienes igual que Kruder y Ondra no fueron capaces de resolver ninguno de los cuatro problemas de las semifinales.

Como contraste, los japoneses se mostraron como los grandes dominadores de esta cita, ya que contarán con cuatro finalistas: Keita Dohi, Kokoro Fujii, Tomoa Narasaki y Kai Harada. De los anteriores, los tres últimos resolvieron tres de los cuatro problemas de la semifinal con relativa facilidad. Destacable está siendo la solvencia de Tomoa Narasaki, que a pesar de no haber obtenido todavía ningún campeonato este año, se está mostrando bastante seguro a la hora de resolver la mayoría de los problemas. Si nada lo impide en la final, probablemente pase a encabezar a partir del domingo la clasificación general del cuadro masculino. El alemán Jan Hojer y el austriaco Jakob Schubert trabajarán entraron también en la final resolviendo dos problemas cada uno, si bien parece difícil que puedan aspirar a podio en la final.

Garnbret domina y Miho Nonaka vuelve

En el cuadro femenino las sorpresas fueron menores. Una vez más Janja Garnbret volvió a resolver los cuatro problemas, tres de ellos requiriendo de un solo intento, y un cuarto que le requirió algo más de esfuerzo, entendiendo ese algo como un mero trámite sin importancia.

Pero si hablamos de la liga de las mortales del cuadro femenino, además de reflejarse también cierto dominio del grupo de japonesas, contamos con la buena noticia de volver a ver en condiciones de competir a Miho Nonaka, que resolvió también tres de los cuatro problemas, con dos flash incluidos. La japonesa, que ha venido arrastrando problemas en el hombro derecho, parece que vuelve a ser una seria candidata a estar compitiendo en más de una final este año. La veterana Akiyo Noguchi superó la semifinal nuevamente, y en esta ocasión se unió la jovencísima Ai Mori, que con tan solo quince años mostró una soltura que sorprende y que deja fehaciente que la hornada de competidoras japonesas en bloque va para largo.

Jessica Pilz volverá a repetir de nuevo final, aspirando nuevamente a podio como ya hiciera en Chongqing. Finalmente, la sorpresa fue la clasificación de la francesa Julia Chanourdie, que se bastó resolviendo dos de los bloques para hacerse con un hueco. En contraposición, Fanny Gibert se volvió a quedar fuera de la final, siendo incapaz de resolver por completo ninguno de los problemas.

Comentarios

mood_bad
  • Sin comentarios todavía.
  • Añadir un comentario